Numismática en Venezuela

 

¿Cómo coleccionar billetes?

Portada del libro: 2021 Cómo Coleccionar Billetes - Catálogo Venezolano 1811-Presente. 6ta edición

Al igual que para el caso de las monedas metálicas, cada persona es libre de reunir y ordenar sus billetes de la manera que más le guste. Y, por consiguiente, proporcionarse diversión y placer.

La recomendación más importante al iniciarse en el coleccionismo de billetes es la de adquirir los conocimientos necesarios antes de hacer compras. Es decir, aprender sobre billetes y de numismática. En la actualidad, es muy fácil conseguir información a través de internet como, por ejemplo, suscribirse a nuestro canal de YouTube, o explorar este sitio web. A medida que se vaya avanzando en la colección, se hace necesaria la compra de catálogos, digitales o impresos. Y al momento de especializarse en un área en particular, hacerse de libros específicos.

Para la selección de billetes a reunir hay que tener en cuenta el factor tiempo y las posibilidades económicas a la hora de elegir el tipo que queremos coleccionar, de esta forma, evitamos que se pierda la emoción de la búsqueda; esto se debe a que existen piezas muy escazas que solo están en museos, o en pocas colecciones particulares. De igual forma, debemos resaltar el hecho de que, para un verdadero coleccionista, el tiempo que le dedica a su colección es toda su vida.

Existe gran cantidad de libros, catálogos, folletos y revistas donde el coleccionista puede orientarse, y tiendas especializadas en las cuales se puede adquirir billetes y todo el material necesario para la buena conservación de la colección. También es conveniente afiliarse a Sociedades o Asociaciones para mantenerse actualizado, estar al tanto de las nuevas tendencias del mercado y compartir experiencias e intereses con otros aficionados.

Tipo de Billete

Generalmente el principiante se inicia reuniendo los billetes que van a parar a sus manos, luego, a medida que el número de piezas va aumentando, se va interesando por ciertas piezas más que otras; a partir de ese momento va especializándose por algún tipo en particular. Para elegir el tipo a coleccionar se tiene, por ejemplo, las siguientes referencias: según el país, época, tamaño, valor facial, efigie, año, fabricante, país donde fue elaborado, letra del serial, o cantidad de dígitos en el número que lo identifica. Como ven, de cualquier motivo que pueda imaginarse se puede tener una colección de billetes. También hay quienes los reúnen por el valor económico o por inversión.

Precio

Para un coleccionista el valor de cada pieza es más emocional que económico, sin embargo, el precio de un billete está determinado en primer término por la oferta y la demanda, ya que al aumentar el número de coleccionistas la demanda va superando a la oferta, y subsiguientemente por: el estado de conservación, antigüedad, cantidad de piezas emitidas, rareza, belleza artística, importancia histórica, si es una muestra, o si tiene algún error en su fabricación. De igual forma la cantidad de piezas que se estima han sobrevivido a lo largo de los años. En consecuencia, es sumamente importante documentarse e investigar sobre cada pieza de la colección y de las que se planea obtener, para no caer en manos de comerciantes especuladores o estafadores. La información sobre precios más actualizada es la que facilitan los vendedores que se anuncian en las revistas especializadas y catálogos, así como la que aportan las distintas Asociaciones, Organizaciones o Sociedades Numismáticas en cada país. Para cumplir con este último punto los numismáticos suelen unirse a una agrupación local.

Material

Siempre hay que considerar la manera en que la colección debe ser guardada y mostrada. La forma más óptima y sencilla de conservar cada billete de tamaño normal, es colocándolo en protectores que se consiguen en las tiendas numismáticas, estos suelen ser de PVC. También existen hojas especiales, hechos en polipropileno, para carpetas de tres anillos, siendo las más comunes las de 3 espacios, o el álbum con páginas dotadas de compartimentos individuales para cada billete. Para las piezas más costosas, la manera más elegante y recomendable es colocarlas en protectores individuales y estos a su vez, ubicarlos en carpetas dentro de un mueble archivador. Es preciso indicar que, se puede conseguir gran variedad de material que proponen distintas formas de conservar las piezas, ofrecidos por tiendas especializadas. Para preservar la colección de una manera segura es necesario tomar las mismas precauciones que se tienen para cualquier objeto de gran valor. Existen empresas dedicadas a clasificar billetes según su estado de conservación, los cuales se colocan en cápsulas cerradas, numeradas e identificadas, sin posibilidad de removerlos.

Estado de Conservación

Aunque la antigüedad es interesante para una colección de billetes, lo que más importa es que tengan buenas condiciones en su estado de conservación. La antigüedad tiene baja importancia si no está en perfectas condiciones, esto quiere decir, que se observen claramente las imágenes y sus características de seguridad; porque si se encuentran arrugados, sucios, rayados, rotos o reconstruidos, ya no tendrían casi ningún valor numismático; a menos que estos sean ejemplares de muy pocas piezas existentes, raros o únicos. En ese sentido, es necesario conocer la descripción correspondiente a cada uno de los estados, utilizados en la numismática.

Existe una terminología para describir el estado de conservación de las piezas, como, por ejemplo: UNC, del inglés Uncirculated, este estado indica que el billete está como recién salido de la casa que lo fabricó, el cual es clasificado como el más alto. Y, en la escala Sheldon, va desde el 60 al 70. Esta escala fue desarrollada por el reconocido numismático estadounidense, Dr. William Sheldon, en 1948, y asigna calificaciones del "1" al "70". Es utilizada principalmente en Estados Unidos de América, combinada con la escala de adjetivos. Esta última escala, si es más usada a nivel mundial, y va desde el “bueno” o “good” hasta el “sin circular” o “UNC”, con sus particularidades y características propias de cada país.

La escala de adjetivos generalmente se describe con las siguientes características:

[UNC] Uncirculated; Sin Circular. El ejemplar no ha circulado y conserva la textura original, totalmente nuevo, limpio, sin doblez, ni arruga. Aunque se mire con una lupa no se aprecia deterioro. Por lo general, los márgenes y el registro se observan centrados, a simple vista.
[AU] Almost Uncirculated; Casi Sin Circular. Ha sido puesto en circulación, en muchos casos totalmente limpio y con un pequeño doblez no marcado apenas perceptible en el centro.
[XF] Extremely Fine; Extra Bien. Poca circulación, todos los detalles se distinguen con gran nitidez, ya se aprecian a simple vista varias arrugas y signos de suciedad o manchas, algunos dobleces un poco más marcados, apenas se notan desgastes en algunas partes.
[VF] Very Fine; Muy Bien. Va perdiendo la textura, se observa a simple vista un comienzo mínimo de desgaste en las puntas y el borde, manchas o suciedad más notables.
[F] Fine; Bien. Adquiere opacidad propia del uso frecuente, se acentúan los desgastes, leves roturas marginales que no llegan hasta el diseño.
[VG] Very Good; Muy Bueno. Se va desgastando de una manera general, roturas más pronunciadas en las esquinas sin llegar al diseño.
[G] Good; Bueno. Bastante desgastado, sucio o manchado, los dobleces comienzan a borrar pequeñas partes del diseño, pequeñas roturas marginales entran al diseño. Pérdida considerable en la consistencia del papel. Por debajo de este estado generalmente no son coleccionables, a menos que sea un billete raro.

En las empresas, que estudian y certifican el estado de conservación de los billetes, los coleccionistas llevan sus piezas para autenticarlas y resguardarlas en las cápsulas donde son introducidas. Al mismo tiempo, existen otros coleccionistas que prefieren poder tocar sus billetes y no condenarlos dentro de dicha envoltura, que no permite sacarlos. Los precios para estos servicios varían según el valor del billete y van desde 20 hasta 275 usd, por lo que, debido a este servicio y al respaldo de la compañía certificadora, las piezas encapsuladas suelen venderse, en algunos países, a un precio de mercado superior a las que no lo están.

Dichas empresas comienzan la clasificación con el estado Good 4, el cual se refiere a que la pieza está muy circulada y con numerosos defectos; está totalmente flácida con un atractivo visual deteriorado; los billetes en este grado se ven comúnmente con partes faltantes. Hasta la más alta calificación asignada que es el Gem Unc 70, donde las piezas no tienen evidencia de manipulación visible con un aumento de 5x, los márgenes y el registro aparecen centrados a simple vista. Existen billetes que pueden tener un plus que lo designan como: papel de calidad excepcional (Exceptional Paper Quality, EPQ), el cual indica que no ha sido procesado física, química o materialmente para dar la apariencia de un grado superior; para ello se examina el relieve, las tintas y la integridad general de cada billete.

Al comparar los rangos de estados utilizados por estas empresas clasificadoras, con la escala de adjetivos utilizada en nuestro catálogo, se podrían aproximar a lo siguiente:

[UNC]; Uncirculated 60 - Choice Uncirculated 64; Gem Uncirculated 65 - 70
[AU]; About Uncirculated 50 - Choice About Unc 58
[XF]; Extremely Fine 40 - Choice Extremely Fine 45
[VF]; Very Fine 20 - Choice Very Fine 35
[F]; Fine 12 - Choice Fine 15
[VG]; Very Good 8-10
[G]; Good 4-6

Tapa posterior del libro: 2021 Cómo Coleccionar Billetes - Catálogo Venezolano 1811-Presente. 6ta edición

Algunas descripciones, que se observan en distintos catálogos o subastas, han ajustado la escala para las piezas que están por debajo o por encima de un estado de adjetivo específico, esto se hace con el símbolo de – ó +, respectivamente, por ejemplo: VF- ó VF+. Y cuando están, según el evaluador, entre dos grados, se colocan los dos separados con el signo: /, como, por ejemplo: VF/XF.

Limpieza y Cuidados

Los billetes no se deben lavar, se recomienda conservarlos tal cual fueron encontrados. Tampoco se aconseja fijarlos o reconstruirlos con cinta adhesiva, ya que con el tiempo manchan el billete y además disminuye su valor numismático. Si la pieza es muy antigua, extremadamente rara o escasa, se justifica conservarlo roto, sino la pieza carece de valor. En todo momento, debe evitarse el almacenaje en lugares húmedos, para evitar el consecuente deterioro y la aparición de moho.

Definiciones

Todo buen coleccionista de billetes debe tener algún conocimiento de numismática, por lo que, es preciso conocer los términos y definiciones que se usan comúnmente como, por ejemplo: anverso y reverso, que son: el lado principal del billete, y la parte opuesta al anverso, respectivamente. Estas son las dos principales partes de un billete. A continuación, se presentan otras, también importantes:

Anverso: lado principal del billete, donde generalmente se imprime un busto o una figura.
Reverso: parte opuesta al anverso, normalmente se estampa el escudo de armas o figuras alegóricas del respectivo país.
Espécimen: prueba o modelo antes de la impresión definitiva del billete.
Guilloches: patrones geométricos intrincados de líneas ondulantes entrelazadas. Los cuales son ornamentos tradicionales en los billetes.
Boceto o Sketche: modelo o prototipo realizado por el diseñador creativo, generalmente a lápiz, los cuales sugieren las distintas formas de combinar los detalles esenciales del diseño deseado, estos son: las ilustraciones, o los diferentes textos.
Calcografía: arte de estampar con láminas metálicas grabadas, generalmente de cobre. Este método se usa para la impresión por huecos o intaglio (nombre usado en la industria de impresión de documentos de seguridad). El cilindro de cobre se graba mediante los huecos más o menos profundos, que retienen la tinta y luego es depositada en el papel, resultando una marca final en relieve, sensible al tacto. Inicialmente se tenía que añadir humedad, después de mucha investigación se perfeccionó una máquina capaz de imprimir el intaglio en papel seco.
Litografía: arte de reproducir mediante impresión los dibujos trazados con tinta o lápiz graso sobre una piedra caliza.
Offset: impresión plana. Procedimiento de impresión indirecta en el cual la plancha entintada imprime un cilindro revestido por una lámina de caucho que traslada la impresión al papel.
Tipografía: impresión por relieve. Procedimiento de impresión con formas o moldes en relieve.
La litografía se emplea comúnmente para imprimir el fondo de seguridad y dibujos secundarios. La tipografía se usa generalmente en los seriales. Los grabados y detalles finos al relieve se imprimen mediante intaglio. En la actualidad se mezclan entre sí los distintos métodos para varios objetivos, con la finalidad de ofrecer una mayor seguridad y evitar la falsificación.
Marca de Agua: incrustación de una imagen determinada en el propio cuerpo del billete, mediante una variación en la opacidad del mismo, visible al trasluz y no sensible a la luz ultravioleta. Se logra durante el proceso de producción, mediante la modificación del espesor del papel estampando al relieve la figura deseada en una tela metálica de alambre fino, que opera como filtro de separación entre el agua y la pasta. Donde no hay relieve en el molde se deposita más cantidad de fibra, por lo tanto, resulta un mayor espesor en el papel, y al tener relieve ocurre lo contrario.
Hilo de Seguridad: hilo metálico incrustado en el papel, inicialmente fueron de plata. En la actualidad existen de varios tipos, por ejemplo, los hay de plástico con capa metálica, microimpresos con el nombre de la autoridad emisora o con los valores de la denominación.
Fibrillas: pequeñas fibras de colores que se incorporan al papel en el momento de su elaboración. Aparecen dispersas en forma aleatoria en todo el cuerpo del billete o en una sección o banda determinada. Las hay visibles e invisibles, también se aprecian multicolores bajo la luz ultravioleta.
Fluorescencia: propiedad de determinados cuerpos de emitir luz cuando reciben una radiación, que puede ser invisible, como los rayos ultravioletas, rayos x, o rayos catódicos. Algunos billetes tienen impresiones hechas con tintas invisibles especiales, que pueden ser observadas bajo luz ultravioleta. En ciertos casos, estos efectos invisibles no están impresos en los billetes, sino que vienen incluidos en el mismo cuerpo del papel.
Microletras: pequeñas letras que solo pueden ser leídas bajo una lupa o, para mayor seguridad, con la exigencia de un microscopio.
Fondos de seguridad: son finas líneas, minitextos y dibujos alegóricos al concepto visual de la denominación, impresos en offset, que dificultan la reproducción digital.

Por último, recomendamos adquirir nuestro catálogo de billetes, para los que se especializan o quieren iniciarse en la colección de piezas venezolanas.

Video:



Referencias:
.- American Numismatic Association. https://www.money.org, consulta: 2020.
.- Hernández, Germán. 2014 Cómo Coleccionar Billetes - Catálogo Venezolano 1811-Presente, 5ta. edición, Caracas, Venezuela, 2013.
.- Industrias Cruz Quintero. http://www.industriascruzquintero.com/producto/archivador-3-gavetas-madera, consulta: 2020.
.- Leuchtturm.  https://www.leuchtturm.es, consulta: 2020.
.- Numisfila. https://www.numisfila.com, consulta: 2020.
.- Numismática Globus. https://www.subastasglobus.com, consulta: 2020.

.- Paper Money Guaranty. https://www.pmgnotes.com, consulta: 2020.
.- Psicología y Empresa. Biografía y Teoría de William Herbert Sheldon, https://psicologiayempresa.com/biografia-y-teoria-de-william-herbert-sheldon.html, consulta: 2020.
.- Sucre Castillo, Sergio. Los Billetes del Banco Central de Venezuela, Banco Central de Venezuela, Caracas, 1991.


Actualizado el 23 de octubre de 2020

Ir a Investigaciones

Tal vez te interese...

12 1/2 Céntimos 196912 1/2 Céntimos "Locha" de 1969 Esta moneda acuñada en cupro-níquel con 5 g de peso y 23 mm de diámetro, que nunca salió en circulación, ha tenido momentos de protagonismo en el universo numismático venezolano, siendo el mes de diciembre de 2009 una de ellas.

Portada del libro: 2020 Cómo Coleccionar Monedas - Catálogo Venezolano 1787-Presente. 8va edición
¿Cómo coleccionar monedas?
Debemos iniciar con la idea de que cada persona es libre de reunir y ordenar sus monedas de la manera que más le guste. Como todo pasatiempo es obvio que debe proporcionarnos diversión y placer.

La recomendación más importante al iniciarse en el coleccionismo de monedas es la de adquirir los conocimientos necesarios antes de hacer compras. Es decir, aprender sobre monedas y de numismática. En la actualidad, es muy fácil conseguir información a través de internet como, por ejemplo, suscribirse a nuestro canal de YouTube, o explorar este sitio web. Y a medida que vaya avanzando la colección, se hace necesaria la compra de catálogos, digitales o impresos, y al momento de especializarse en un área en particular, hacerse de libros específicos.

Barón Claes Ralamb, quien en 1674 era Gobernador de Estocolmo, Suecia.
Casas de Subastas Numismáticas

La existencia de las subastas organizadas se remonta a la época babilónica, aproximadamente en el año 500 AC. En esa época, las mujeres con edades para casarse eran reunidas en la plaza, en la que se encontraban hombres formando un círculo y se procedía a su asignación mediante subasta. La venta se realizaba de una manera sucesiva, en la que se iniciaba con la más guapa, la cual recibía mayor número de pujas y por lo tanto mayor oferta económica.
Averso de 100 bolívares de 1887
Moneda de 100 Bolívares Acuñada en la Casa de Moneda de Caracas
La moneda de 100 bolívares de oro de Venezuela, fue puesta en circulación desde el año 1886 hasta 1889.

Estas piezas fueron acuñadas en la Casa de moneda de Caracas, en Venezuela.

Moneda de 2 1/2 Centavos de Venezuela
Moneda de 2 1/2 Centavos de Venezuela Esta moneda tiene una serie de características que la hacen resaltar y la colocan muy por encima de otras monedas en la numismática venezolana.
Averso de 20 bolívares de 1912
Moneda de 20 Bolívares, acuñada en las Casas de Moneda de Bélgica, Caracas y París

La moneda de 20 bolívares de oro de Venezuela, fue puesta en circulación desde el año 1879 hasta 1912.

Estas piezas fueron acuñadas en la Casa de moneda de Bélgica, ubicada en su Capital, Bruselas; la Casa de moneda de Caracas, en Venezuela; y en la Casa de moneda de París, en Francia.

 





Numismática en Venezuela
www.numismatica.com.ve


numsmaticahernandez

Facebook: Numismática Hernández
Numismática Hernández


Numismática Hernández

nhernandez1999